jueves, noviembre 13, 2014

MADRES JÓVENES

En torno a la hora de entrada en los colegios, madres jóvenes; aunque calificarlas de este modo es casi una redundancia: si tienen hijos en edad escolar, tienen que serlo, al menos en comparación con uno. En estas mañanas confusas, en las que trato de cuadrar el día antes incluso de que comience la jornada laboral propiamente dicha, resulta casi un consuelo verlas airear sus melenas a mechas, encender el primer cigarrillo, respirar la bocanada de perfume barato que desprenden al pasar encaramadas sobre sus zapatos de tacón, las piernas tensas bajo las telas ajustadas de sus leggins... Vienen a confirmar en uno una especie de sentimiento primario de adhesión a la especie, en días en los que el humor parece querer llevarte por otros derroteros. Anoto la impresión por lo que pueda valer en esos balances precarios que me salvan el día.

No hay comentarios: