miércoles, diciembre 31, 2014

PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

Parece obligado, en estas fechas, hacer alguna clase de resumen o balance. Otros años lo he hecho: éste no. Si acaso, anotaría que el carácter bipolar de la realidad ha vuelto a confirmarse. Y que quizá el exacto punto medio emocional entre las alegrías -que las ha habido, y grandes- y las penas -que también ha habido, ay- sea la perplejidad. Desde este contradictorio estado de ánimo despido el 2014. Vaya con Dios.

***

Quien no agradece los días soleados de invierno, es que no tiene corazón. O que no se resfría nunca.

***

Tirar todo lo viejo por la ventana, como hacen en algunos países. Hacer limpieza a fondo; empezando por dentro de uno: darse la vuelta como a un calcetín y sacudir fuerte. A lo mejor así el año que empieza es de verdad distinto.

***

Atenerse a un desengaño es  también un propósito de enmienda.

***

Cuanto más pobre soy, más me doy cuenta de lo mucho que me sobra.

***

Voy aprendiendo de este perro: creía que nunca iba a saber orinar como Dios manda, es decir, levantando la pata. Incluso me preocupaba la idea de tener que enseñarlo yo... Hasta que he visto que, de buenas a primeras, ha empezado a hacerlo por sí solo. Lo que demuestra que enseñar no es, las más de las ocasiones, otra cosa que esperar.

***

Cuando toses, siempre es un extraño quien tose dentro de ti.

***

Feliz como dicen que son felices los tontos cuando les dan un lápiz. En mi caso añadiría: y un trozo de papel.

***

También de la vanidad literaria se cura uno. Escribiendo menos. O escribiendo mucho más, hasta perder de vista la diferencia entre el mero vivir y esa otra vida inventada que es la literatura: Y llegar a entender, así, que no se escribe con la pretensión de colmar alguna ambición, sino porque es algo tan natural como respirar.

***

Decir no; decirlo muchas veces; decirlo, sobre todo, cuando temes las consecuencias de esa negativa. Decirlo, muy especialmente, cuando ese "no" significa "sí" a una exigencia mayor.

Etc. Feliz año a todos.

Ilustración de Carmen Benítez Robles.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Feliz año José Manuel, y felicidades a la estupenda ilustradora de esta entrada.
Sara