jueves, enero 15, 2015

ECONOMÍAS

Me interroga cautelosamente esta conocida por mis gastos y casi me parece oír dentro de su cabeza unos ruidillos como de caja registradora... No, no le salen las cuentas. Y sonríe, como diciéndose: o miente como un bellaco o vive claramente muy por encima de sus posibilidades. Y  yo me acuerdo de las muy citadas palabras del dickensiano Micawber: Annual income twenty pounds, annual expenditure nineteen pounds nineteen and six, result happiness. Annual income twenty pounds, annual expenditure twenty pounds nought and six, result misery. Que no traduzco, porque para qué. 


***

Me veo muy solicitado últimamente, sí, pero no más estimado en aquello por lo que realmente me gustaría que me estimaran. Lo que, en el fondo, resulta incluso halagador.



***

Ya hablaremos dentro de diez años, cuando los documentalistas de la BBC hayan tenido tiempo para hacer la crónica de estos días de hoy. Nos llevaremos las manos a la cabeza entonces, como me las llevé yo hace unos días cuando oí, en el espléndido documental en tres partes Iran and the West, de 2009, que muy posiblemente Chirac y su partido influyeron sobre los islamistas de Hezbolá, que mantenían secuestrados a varios ciudadanos franceses en el Líbano, para que no los liberasen antes de las elecciones presidenciales de 1995, en las que se daba por seguro que Mitterrand, muy tocado en su prestigio por estos secuestros, perdería a favor del candidato conservador... Si la BBC ha dicho eso sin que el gobierno francés haya presentado una queja formal, es que cuando el río suena... Por eso digo: habrá que esperar lo menos diez años para saber la verdad de muchas cosas que nos asombran hoy.

No hay comentarios: