martes, febrero 24, 2015

INDIVIDUALISMO

Nada más abrir esta recopilación de ensayos de Joseph Brodsky (Del dolor y la razón, Siruela), me encuentro esto: "La literatura (...) aporta el mejor argumento contra cualquier teoría política que sólo tenga en cuenta a las masas y aplaste al individuo, aunque sólo sea por el hecho de que la diversidad humana constituye el material básico de la literatura y su raison d'être". Y luego: "Si una sociedad impide la existencia natural de la literatura y la posibilidad de aprender de las obras literarias, lo que está haciendo es reducir su propio potencial, retrasar su progreso y, a la larga, poner quizá en peligro su propio tejido".

Creo que voy a simpatizar con este autor, del que sólo conocía hasta ahora una magra y decepcionante antología poética. Válgame siquiera su lectura para recuperar uno de los hilos conductores de estos cuadernos míos: la defensa de un cierto individualismo, entendido como decantación ciudadana de nuestra inconsolable soledad. No perdamos las buenas costumbres, por más que los acontecimientos recientes me hagan más bien propenso a todo lo contrario... No dejarse confundir. 

***

Constato, por cierto, que en las citas anteriores he escrito dos veces "sólo" donde el traductor ponía "solo", sin acento, como ordena ahora la Academia. Malos tiempos éstos en los que una persona alfabetizada vive lo suficiente para conocer una norma ortográfica y su contraria. En qué otras muchas cosas habrá de desdecirse uno después de haber defendido con tenacidad lo que aprendió en su infancia.

***

A la luz de los hechos, no hay táctica más errónea para un escritor que intentar recabar la atención del establishment literario de su tiempo y circunstancia. La historia de las vindicaciones literarias no es otra cosa que una larguísima serie de desmentidos de lo que en su día dictaminó ese establishment.

3 comentarios:

Anibal dijo...

Siendo profundamente partidario de esa idea de individualismo que usted siempre defiende, no entiendo la primera cita y si la entiendo no es cierta. ¿La segunda no es un poco perogrullo?

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Bueno, quizá habría tenido que copiar entero el párrafo que contiene ambas. La primera cita, cierto, es discutible, pero puede admitirse a efectos tácticos: cierto que la literatura juega a veces con el fondo de semejanzas arquetípicas que une a todos los seres humanos, y que en eso reside su capacidad de suscitar empatía; pero también es cierto que, en una hipotética sociedad que hubiera llevado a su extremo el ideal totalitario de desindividuación, no cabría hablar de personajes, de personalidades literarias, de estilos diferenciados, etc. A eso creo que se refiere Brodsky. La segunda cierto, cierto, no hace otra cosa que generalizar sobre la primera. Pero me interesaba resaltar que, más allá de la posición anticomunista desde la que escribe Brodsky, su visión es aplicable a todo tipo de sociedades.

Anónimo dijo...

La Academia propone criterios de (lo que entiende por) buen uso lingüístico. Como ocurre con cualquier criterio que nos sea propuesto, uno puede discrepar de él. Es mi caso, por ejemplo,con las acentuaciones diacríticas (como la de solo / sólo) que la Academia propone suprimir. Yo no estoy de acuerdo; pienso que el acento diacrítico, en ése como en muchos otros casos (por ejemplo, el demostrativo o deíctico que acabo de emplear) tiene su razón de ser, y pienso seguirlo empleando. Otro ejemplo: la Academia da por correcta la acentuación "Cuídese". Pero yo jamás he pronunciado "cuÍdese", sino "cÚidese", razón por la que pienso seguir colocando la tilde, como siempre he hecho, sobre la "u", y no sobre la "i". ¿Que la Academia entiende otra cosa? Muy bien: es asunto suyo, no mío.

(Gatoflauta)