jueves, marzo 19, 2015

PERVERSIONES

La verdad es que, viendo esos tristes trozos de huesos que dicen que pudieron haber pertenecido a Cervantes, no acaba uno de ver la utilidad del tiempo y el esfuerzo que se ha dedicado a desenterrarlos. Las pruebas documentales que ya existían bastaban para certificar la más que probable eventualidad de que los restos del escritor estuvieran enterrados en ese convento; y si esa evidencia no bastó para que se estableciera en torno a esa posible tumba el tráfico de respeto y admiración que en otros países originan las tumbas de sus autores más representativos, tampoco es probable que estos huesos carcomidos vayan a suponer ahora un estímulo para esa deseable afluencia; deseable, decimos, porque indicaría que el país de alguna manera reconoce la deuda sentimental e intelectual contraída con su escritor más grande y universal. Aunque para eso no hacía falta ningún lugar de peregrinaje: bastaban las librerías y bibliotecas, en cualquiera de las cuales -espero, aunque lo mismo me equivoco- se puede encontrar un ejemplar de El Quijote. Acudir a ese venero como quien se acerca a una fuente de agua fresca: no todos los pueblos del mundo gozan de semejante don, y pocos, desde luego, lo agradecen tan poco como el nuestro. Ahora quizá la necrofilia lleve a unas cuantas decenas de turistas desganados a ese algo desabrido monumento del barroco madrileño. ¿Añadirá esto algún lector al Quijote? No lo creo.

***

"¿Te has fijado en que es muy posible que esto que hacemos no lo haga nadie, o al menos ninguna de las personas con las que podríamos echar un rato de conversación hablando de gustos comunes?". Y no, no estamos hablando de ninguna recóndita perversidad sexual, sino simplemente de las películas que vemos, y que están al alcance de todo el mundo en ese pozo sin fondo que llamamos Internet. 

***

Le leo a M.A. lo que escribe I. P. en su repertorio anglófilo a propósito del gentleman. "¿Crees que yo lo soy?", le pregunto. "No tienes dinero suficiente", me contesta. "¿Y no es posible ser gentleman y pobre al mismo tiempo?". "Sólo si  tus padres fueron ricos antes".

No hay comentarios: