jueves, mayo 04, 2017

QUE TANTO NOS DICEN

(Para una galería de actrices). Lo más conmovedor de ver a Nadiuska en cualquiera de sus películas -el otro día tropecé en un canal temático con La amante perfecta (1976) de Pedro Lazaga-, es la constatación del esfuerzo que hace la actriz por obedecer las indicaciones del operador para dejar asomar un pezón por el escote, pongo por caso, al mismo tiempo que intenta seriamente poner rostro y expresión -no digo voz, porque a esta actriz siempre la doblaron- a la circunstancia más o menos dramática del personaje que interpreta: en este caso, una desairada actriz echada a perder por culpa de unos amores contrariados con un truhán interpretado por ese magnífico pero desaprovechado actor que fue Arturo Fernández... No voy a entonar aquí la apología del cine ínfimo. Pero qué mejor, para desintoxicarse un poco del cine de pretendidos altos vuelos, que ver de vez en cuando una de estas conmovedoras películas malas. Que tanto nos dicen, por cierto, de cómo funcionan las otras: por ejemplo, de por qué chirría tanto la inenarrable secuencia de desnudos que Scorsese hubo de insertar, por presiones de la productora, en su primera película "personal", ¿Quién llama a mi puerta? (Who's That Knocking at My Door?,1967), estrenada en una época en la que, según testimonios muy serios, la gente hacía cola en los cines para ver Blow-Up de Antonioni porque incluía un desnudo integral de mujer. 

No hay comentarios: