lunes, agosto 28, 2017

JAZMINES


JAZMINES

En la noche cerrada el olor del jazmín
abre un claro en la fronda en la que se entremezclan
los perfiles confusos de los árboles
y una vaga aprensión de animales que acechan
o rozan con sus alas los frutos escondidos.

Tiene la noche oscuridad de pozo,
negrura de pizarra, opacidad primaria de cristales ahumados.

Y hay algo que interroga y no encuentra respuesta,
un tanteo en lo oscuro más allá de las voces,
en el espacio abierto que media entre la propia
respiración y los lejanos
ladridos de los perros.

Aquí una zarza, aquí una zanja o un brocal,
aquí el frescor de un cauce y el estremecimiento de pisar
suelo mojado.

Aquí la confusión, la duda, el miedo.

Y este olor a jazmines
como si una vereda flanqueada de muros encalados 
se abriese ante nosotros.

No hay comentarios: