sábado, septiembre 16, 2017

ARROYO Y SOL EN GLENDALOUGH



Encuentro en En busca de la isla esmeralda, el "diccionario sentimental de la cultura irlandesa" que acaba de publicar Antonio Rivero Taravillo, una entrada dedicada al monasterio de Glendalough y su impresionante entorno natural, al que varios poetas, irlandeses y de otras nacionalidades, han dedicado sus versos. Traduzco aquí, con algunas libertades, uno de los dos poemas sobre ese asunto que escribió Yeats, que parece ajustarse como anillo al dedo a algunas de las fotografías que tomé de ese paraje en un reciente viaje a Irlanda, del que también surgieron algunos poemas que verán la luz pronto.


ARROYO Y SOL EN GLENDALOUGH

Arroyo y sol rasante
atravesaban la espesura móvil,
rebosante de júbilo mi corazón también;
hasta que un mal recuerdo 
se llevó mi atención por otros derroteros.

¿Y quién soy yo, con este corazón
impuro de remordimientos,
para atreverme a suponer que puedo
conducirme mejor o con más juicio
que cualquier otro hombre?

¿De qué sol, de qué arroyo en movimiento,
de qué párpado vino a traspasarme
ese fulgor? ¿Por qué mi vida
se parece a la de ellos, 
que de sí mismos nacen y renacen?

***

STREAM AND SUN AT GLENDALOUGH

Through intricate motions ran
Stream and gliding sun
And all my heart seemed gay:
Some stupid thing that I had done
Made my attention stray.

Repentance keeps my heart impure;
But what am I that dare
Fancy that I can
Better conduct myself or have more
Sense than a common man?

What motion of the sun or stream
Or eyelid shot the gleam
That pierced my body through?
What made me live like these that seem
Self-born, born anew?

                                                          William Butler Yeats

No hay comentarios: