miércoles, febrero 21, 2018

CONCIENCIA SUCESIVA

Definición de Dios que esboza JRJ en el aforismo CXXVIII de Río arriba, la selección incluida en la edición de las Obras del poeta de Moguer a cargo de Javier Blasco y Francisco Silvera: Dios como "conciencia sucesiva del mundo, la suma de conciencia que los hombres clarividentes han ido acumulando para el futuro de cada día". Se muestra agradecido el poeta a "cada uno de los hombres que han ayudado a formarla", desde la certeza de que también él -como quizá todos nosotros- es uno de esos hombres y titular, por tanto, de ese agradecimiento. 

En el siguiente aforismo, añade JRJ que "no es necesario adorar ni levantar templos a la Conciencia", y que "hay que suprimir esa idolatría de la adoración al Principio". "Lo que debemos -concluye- es adorarnos nosotros mismos y por amor". Lo que, se me ocurre, no se diferencia demasiado de lo que oímos decir el otro día al desengañado párroco de B., que viene de Hispanoamérica y está de vuelta de las finezas doctrinales. Lo importante, decía en un sermón de difuntos -uno sólo va a la iglesia por estos compromisos- es hacer el bien al prójimo. Si uno cree en Dios, bueno está. Pero si no, "tampoco pasa nada" -más de una beata se removió en su asiento-, siempre que cumplamos con ese deber elemental de conmiseración humana. Y a mí me parece bien. (21/2/17) 

No hay comentarios: