lunes, febrero 19, 2018

DESCORPORIZARSE

Excursión a pie desde casa a la venta M., a unos doce kilómetros, atravesando pinares y marismas y bordeando un viejo cauce fluvial ahora convertido en caño sujeto a las mareas, Espléndido día de anteprimavera, apenas empañado por una leve bruma que descorporiza las distancias. Constatación de ese curioso automatismo por el que el pensamiento se sincroniza con el ritmo del andar. Vamos por ello callados la mayor parte del camino y sólo abrimos la boca para manifestar pequeñas sorpresas: la larga carrera de despegue, como la de un avión, de un cormorán desde un estero; la súbita irrupción de una pareja de urracas; el salto de un conejo en un herbazal; las frágiles floraciones amarillas entre las plantas bastas, resistentes a la salinidad, que cubren las llanuras circundantes; el olor al principio imperceptible y luego un tanto mareante de las retamas. Trata uno de mantener la atención abierta a estas impresiones, sin dejar que se imponga en la mente el bullebulle habitual. Dejar de ser "conciencia sucesiva del mundo", como quería el endiosamiento de JRJ, para ser, simplemente, un añadido poroso más, por el que transcurren libremente las percepciones. Hacerse transparente. Lo que, una vez terminado el camino y ante la suculenta rotundidad del almuerzo -una tortilla inmensa, unas raciones de pescado frito y de pollo al ajillo, unos exquisitos tocinos de cielo- no deja de tener su lectura irónica. 

***

Mensaje de Mª Antonia, la maestra jubilada a la que empezamoa a tratar cuando, hace unos meses, se ofreció a M.A. para escribir reseñas en CaoCultura. Envió sólo una, de una antología de JLP, y luego enmudeció. Reapareció el otro día en la presentación de mi libro de cine, pero se fue antes de que terminara el turno de preguntas. Ahora me da sus parabienes. "Me gustó mucho el acto", me dice. "Lástima que tuvieras que saltarte tantas cosas. Y muy bien elegidos los trozos de película que comentaste. Me he acordado mucho del difunto J.C. y los cinefórums que organizaba en el teatro de Benaocaz con las películas raras que se descargaba de internet". 

Durante mi charla, al comentar un fragmento de una película de Louise Brooks, yo había bromeado sobre mi fascinación por esa actriz. "No hago mal a nadie", dije, "enamorándome de un fantasma". Quizá no se pueda hablar de cine sin tenerlos en cuenta. (19/2/17)

No hay comentarios: