martes, octubre 09, 2018

IDENTIDADES


Me manda C. las fotos que se ha hecho imitando las que Man Ray hizo de Kiki de Montparnasse poniendo su rostro al lado de diversas máscara africanas. Las de C. obedecen a un trabajo universitario en el que debe asumir la identidad de los personajes de determinadas fotos históricas y hacer su propio estudio de las mismas en sus diversas implicaciones... Lo que no puede dejar de ser divertido, entiendo, y más cuando se pone en juego ese componente mitómano que siempre posee quien admira la vida y obra de los artistas del pasado. Mejor asumir esas identidades impostadas, dictadas un poco por la novelería, pero también por el conocimiento, antes que otras identidades espurias. Mejor pintarse una ceja y ponerse un peluquín que, pongo por caso, echarse a los hombros una bandera. 


***

No me gusta, de todos modos, la palabra "identidad": presupone algo así como una especie de fijación, una artificiosa negación de la mutabilidad de todo aquello en lo que momentáneamente creemos reconocernos. Lo único que permanece de uno es el relato que articula los distintos yoes que uno ha sido a lo largo de su vida; y ni siquiera eso, porque parte del relato se olvida o queda convenientemente falseado en función de los intereses de quien se molesta en reconstruirlo en un momento dado. La identidad personal: un álbum de fotos incompleto, quizá desordenado, con sospechosos huecos en algunas de sus páginas y un relato que cambia según quién sea el interlocutor que te asiste mientras pasas las páginas.


***

Hay cosas sobre las que tienes las ideas muy claras pero que, sin embargo, te importan muy poco. ¿Y viceversa? Es muy posible. (8/10/2017)

No hay comentarios: