jueves, enero 24, 2019

NO CORRAS


Estos días soleados de finales de enero tienen algo de claro presagio de la primavera. Y nos ponemos impacientes: hoy, desde el coche, M.A. me ha dicho que ya empezaba a echar de menos la floración de las retamas. "Es pronto", le digo, por decir algo, aunque lo cierto es que yo también establezco alguna clase de conexión entre la aparición de estas humildes florecillas blancas y las del almendro, de las que ya hemos visto alguna muestra en las huertas de Benaocaz, precisamente en los mismos días en que las montañas circundantes se han coronado de nieve. Los pétalos menudos, volátiles, de la retama, que a veces se acumulan al pie de las matas como la nieve en las cunetas, vienen a ser, por tanto, una especie de sustituto local del blanco elemento. "Sí, es pronto todavía", repito, como para aplazar la inquietud. Lo que es tanto como decir: "No corras, tiempo, que a donde hemos de llegar no van a dejar de esperarnos". (23/1/2018)

No hay comentarios: