viernes, febrero 01, 2019

LA DIOSA BLANCA

Una luna dorada y reluciente como una moneda de dos euros. Piensa uno que por fuerza ha de ser de buen agüero empezar el día bajo una influencia astronómica tan patente. La disfruto sólo por unos instantes: lo que tardo en recorrer el tramo entre el punto donde aparco el coche, en el paseo marítimo, y el lugar donde trabajo. Durante muchas horas ése será mi único intervalo de exposición a los elementos, mi único momento de, por así decirlo, comunión con la naturaleza. Luego vienen casi siete horas de vida en condiciones de planta de invernadero: pasillos con altos zócalos de azulejos, luz de fluorescentes, aire acondicionado. De vez en cuando, una rápida ojeada a la ventana, en la que va afianzándose poco a poco la luz del día. Pienso en mi amigo J.L., el pastor, que a estas horas estará sacando sus cabras del corral y llevándolas al monte. Sería ridículo hacer aquí una declaración de envidia por ese durísimo modo de vida: este fin de semana, sin ir más lejos, el cortante viento helado que rasaba sobre el pueblo hacía poco menos que imposible para los no habituados permanecer siquiera un rato a la intemperie. Pero no puedo negar que lo que sí me asalta a veces es una irrestañable nostalgia de horizontes abiertos y aire libre. Y a veces tengo la impresión de que, cuando hago esa confidencia a la luna, me dirige una sonrisa en la que se mezcla la simpatía y una cierta conmiseración.

***

Como nadie se comía los "ojos de dragón", me he echado unos cuantos al bolsillo y los he traído a casa, para que los pruebe M.A. "Están ricos", dice; pero, al rato, tras completar el postre con una apetitosa mandarina, añade: "Pero una naranja está mejor". 

***

Hace unos días declarábamos nuestra extrañeza porque no hubieran florecido aún las retamas y hoy hemos visto las primeras matas punteadas de blanco al filo de la carretera. Todo ocurre a su tiempo. Y uno permanentemente agobiado porque esto no llega, aquello se retrasa, lo de más allá parece que no no va a ocurrir nunca... (31/1/18)

No hay comentarios: