jueves, marzo 14, 2019

A PROPÓSITO




(13/3/2018)

"A propósito -me dice este conocido con quien he quedado para tomar un café y darle un ejemplar de un libro mío que le he pedido que me presente-, ¿en qué año te di aquel premio literario que te animó a hacerte escritor?". 

Tiene buena memoria este hombre. Yo tenía entonces diecinueve años y había pergeñado una docena de cuentos de folio y medio o dos folios, la mayoría desahogos sentimentales en primera persona, disimulados con alardes de prosa fantasiosa tomados directamente de Cortázar. Hacía sólo unos meses que salía con M.A. y es posible que fuera ésta quien me animara a presentarme a aquel certamen local de cuentos. Lo que no podíamos imaginar es que la persona encargada de hacer entrega del galardón -un segundo premio, creo recordar, sin dotación económica- fuera precisamente este hombre, que entonces era profesor suyo en el instituto nocturno. 

La ceremonia tuvo lugar un sábado por la mañana y al lunes siguiente, en clase, el profesor no perdió la ocasión de mostrarse irónico y un tanto displicente con su alumna, entonces una muchacha muy tímida: "No sabía que tuviera usted un novio escritor. Yo no sé si echarme una novia escritora... o corista". "Mejor corista", le replicó ella, supongo que muy colorada. Todavía no sé si se limitaba a seguir la broma o, previendo lo que había de venir, lo decía en serio.

***

"Parece que las cosas te están saliendo bien últimamente. ¿No estás contento?". Me lo dice porque dos o tres gestiones de resultado incierto que había emprendido en los últimos tiempos han dado resultado positivo; lo que se traduce en una desusada excitación, en impaciencia, en ansiedad..., es decir, en un conjunto de sensaciones que se parece mucho... a la infelicidad. Debe de ser cosa de temperamento, pero lo tengo claro: mi estado ideal es la ataraxia, y todo lo que no sea eso me desconcentra y me aturde y me hace sentir mal. Lo que no significa que no agradezca las cosas buenas que me pasan; pero su traducción en satisfacción y alegría es siempre... retrospectiva. 

No hay comentarios: