POR DEFECTO


(14/03/2019)

Todas las mañanas me despido mentalmente de las cosas que, si nada se tuerce, volveré a ver al día siguiente. Y hago bien: nunca son del todo las mismas que las del día anterior; como tampoco las que ocuparán su sitio cuando yo no venga a saludarlas serán las mismas a las que yo había tratado.


*

La pregunta ante ése que me mira desde el espejo es: ¿de qué me suena su cara?


*

Constatar que otros, efectivamente, han llegado más lejos que uno en casi todo aquello a lo que uno ha dedicado lo mejor de sus esfuerzos es también un modo de triunfar, es decir, de marcar las distancias. Y qué grata la soledad... del rezagado.


*

Lo que menos envidio de otros es que tengan incondicionales.


*

Cambia el pájaro, no el canto. Pero uno diría que al primero le toca algo de la eternidad de lo segundo.


*

Algo ha cambiado definitivamente en la percepción que uno tiene se sus cosas cuando empieza a  verlas como amontonadas en una manta, en el Rastro.


*

Ahora soy religioso... por defecto, como las configuraciones de ciertos artilugios electrónicos cuando uno se cansa de manipularlos y prefiere que vuelvan a tener las prestaciones simples con las que venían de fábrica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GASTRONOMÍA

ACEPTACIÓN

Bagajes