DEPURATIVOS

22/4/2019

De vuelta al trabajo después de la aventura irlandesa; de la que, a pesar de su imbricación en mis desempeños profesionales, no todos están al tanto, o no todos se dan por enterados, o sobre la que no todos se dignan preguntar. ¿Qué habría pasado -fantaseo- si uno, en vez de haber estado retenido por una pequeña contrariedad, hubiera sido detenido o secuestrado o privado de medios de comunicarme con los míos? Las rutinas, los temas de conversación a la hora del café habrían seguido siendo los mismos. Y quizá al cabo de seis meses alguien habría dicho, entre bocado y bocado a la tostada: "Por cierto, ¿qué le pasa a JM? Hace tiempo que no lo vemos por aquí...". Pero no hago reproches a nadie. Yo mismo ando siempre entre ocupado y ensimismado y no me entero de nada. Y es eso precisamente, esa deshumanización, acentuada quizá por el sometimiento al toque de hora, a las prisas, a un mismo calendario cíclico que se repite sin pausa ni tregua año tras año, lo que menos me gusta de este trabajo que -por qué no decirlo- en general no me parece el peor que uno pudiera tener.

***

Cuarenta páginas tiene el "Libro quinto" de este largo poema narrativo o novela en verso que ando traduciendo. Un par de meses he tardado en traducir esta parte, por la que me pareció adecuado empezar, porque su variedad de tonos y registros -teoría literaria, diálogo, evocación, sátira- ofrecía una ocasión única de tomarle el pulso a su autora y medirse con ella en lo que a versificación se refiere. Ahora me quedan otros ocho "libros", cuatro por delante y cuatro por detrás, para salir airoso del empeño.

***

Tal vez por influencia de este tour de force, el último poema que he escrito, directamente influido por mi periplo irlandés, es también digresivo, politonal y... muy largo. Lo que demuestra que también un poeta debe cuidar su dieta; o, si las circunstancias propician ciertos excesos, procurarse de inmediato los depurativos correspondientes. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

GASTRONOMÍA

ACEPTACIÓN

Bagajes