ESPIRALES

3/5/2019

El olor de las jacarandas florecidas... Creo que el año pasado por estas fechas también me referí a ellas en este cuaderno; lo que es también una constatación de que vivimos, si no en círculos, sí en espiral, y que la curva corta cada año el mismo eje radial por el que pasó el anterior, con una sola diferencia: cada vez estamos más lejos del foco inicial y más metidos en la zona donde la curva es ya tan abierta que casi invita a la disolución de la figura en algo cada vez más cercano a su desaparición total, ay.


***

Vuelvo a ver Vive como quieras de Capra: la vieja utopía bohemia de evitar las servidumbres de la vida burguesa a cambio del sentimiento de hacer en todo tiempo lo que a cada cual le apetece; pero, eso sí, sin renunciar a una casa en propiedad y a tener cocinera y criado negros; lo que, seguramente, no debe achacarse a Capra, que no hacía sino dar por buenos determinados estereotipos a cambio de cuestionar otros. Seguramente no hay gesto inconformista que, considerado con la debida perspectiva, no ofrezca esa misma mezcla contradictoria de ingredientes. Y lo que es más: seguramente no hay gesto inconformista que, en la creencia de poner en cuestión algo que en su tiempo empezaba ya a ser objeto de discusión, olvida replantearse otros aspectos que, a largo plazo, resultan ser los verdaderamente importantes. 


***

Dos de mayo: uno siempre brinda, melancólicamente, por José Bonaparte y su corte de afrancesados. Lo español es lo otro, desde luego: echarse a la calle o al monte para defender una dinastía de incapaces. E incluso quienes se confiesan republicanos saben que lo suyo, en el fondo, tiene poco que ver con... la république

Comentarios

Entradas populares de este blog

GASTRONOMÍA

ACEPTACIÓN

Bagajes