VIDA LITERARIA


10/6/2019

Recibo invitaciones para tres presentaciones de libros esta semana: si las atendiera, podría darla por liquidada, en detrimento de mi propio trabajo gustoso, mis lecturas e incluso mi vida familiar. No era esto, desde luego, lo que uno esperaba de la literatura y de la bienvenida amistad con algunas personas cercanas que se dedican a ella. Reconozco que yo también soy, en buena medida, parte del engorro, cada vez que me veo obligado a convocar a amigos y conocidos para darle una modesta proyección pública a un libro recién publicado... Acaso deberíamos acordar concedernos todos una tregua. O, mejor, convocar una huelga de presentaciones, por la cual haríamos saber a editores y libreros que escribir un libro es una cosa y venderlo es otra; y que, si de lo que se trata es de lo segundo, allá se las ingenien ellos, si es que de verdad quieren que los escritores dediquemos nuestro tiempo y recursos a escribir, y no a hacer promoción de aquello que, en la mayoría de los casos, ni siquiera nos da de comer (y sé lo que digo: incluso quienes afirman que viven de la literatura viven de otras cosas más o menos limítrofes: dar conferencias, colaborar en prensa, hacer de jurado de premios literarios, ganar esos mismos premios, etcétera).


*

No ha sido uno nunca muy partidario de este alcalde -ni de ningún otro, todo sea dicho-; pero reconozco que poner fuentes de agua fresca y cantarina por todas partes es uno de los cometidos más hermosos a los que puede entregarse un servidor público. No suele uno prodigarse en elogios hacia los de ese oficio. Quizá sea éste el primero. Y no me pesa.


*

Este otro libro lo publica un imperio editorial que me resulta odioso y viene favorecido por uno de esos premios que suelen estar previamente acordados con el autor en cuestión. Nada me predisponía a leerlo con agrado. Y, sin embargo, me ha encantado y así lo diré con sumo gusto en la reseña que me han pedido hacer. Nada más grato que verse forzado a reconocer la inanidad de los propios prejuicios. Incluso cuando, como es el caso, estaban bien fundados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GASTRONOMÍA

ACEPTACIÓN

Bagajes