ESTUPOR


19/3/2020

Extraña sensación: unas cuantas grandes empresas se han puesto, según han hecho saber, "al servicio del estado" (o del gobierno, no me acuerdo cómo lo han dicho) y anuncian que dejan de fabricar lo suyo para ponerse a manufacturar las cosas que hacen falta urgentemente: mascarillas, gel desinfectante, equipos de protección, etcétera. El gobierno, por su parte, anuncia que va a intervenir hoteles, ahora en desuso, para convertirlos en hospitales improvisados para enfermos de no demasiada gravedad. Y, a todo esto, el discurso a la nación que dio ayer el rey fue contestado con caceroladas y hasta los medios de comunicación habitualmente complacientes han denunciado la inanidad de las palabras del monarca, así como el hecho de que haya evitado referirse al último escándalo que afecta a la institución, referente a ciertas dudosas "donaciones" del rey anterior a cierta amiga suya.... ¿Se estará gestando, al modo frío y un tanto tecnocrático que hoy se estila, un cambio social y político verdaderamente importante? De momento, recorre uno los pasillos del Mercadona, convertidos ahora en los de esas desoladas tiendas estatales que se veían en los documentales sobre los países del antiguo bloque comunista, y, como uno tiene activado un gen de aspiraciones espartanas, casi disfruta con el hecho de que, allá donde antes había una veintena de clases de jabón entre las que elegir, ahora haya solamente una...

Veremos como suenan estas palabras dentro de un año, por ejemplo. Quizá entonces hasta a mí me parezcan frívolas o irresponsables. De momento, la sensación que predomina es el mero estupor. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

GASTRONOMÍA

ACEPTACIÓN

Bagajes