Gateras



4/12/2020

En medio del vendaval, tres windsurfistas: uno, el que parece más hábil, muy adentro, cabalgando airosamente las olas, sin aparente esfuerzo; los otros, más inexpertos, o quizá menos decididos, luchando todavía con el utillaje casi en la orilla, sin conseguir siquiera que la vela, esa especie de enorme cometa con el que se impulsan, se eleve con el viento y se mantenga en alto. Los veo desde la acera del paseo marítimo, mientras corro en sentido contrario al viento hacia el coche aparcado. Cuando estoy ya dentro, siento la tentación de salir a tomar unas fotos: al fin y al cabo, el contraste entre el verdigrís del cielo y el mar y las siluetas compactas de los winsurfistas resulta de lo más... acuarelable. Pero me puede la pereza, la comodidad de estar a resguardo y no querer retar de nuevo la intemperie. 

*

Seis horas antes en el mismo callejón. Desde el coche aparcado, en el que me demoro un rato, porque he llegado demasiado temprano e intuyo que la puerta del instituto estará todavía cerrada, veo al gato de todas las mañanas apoyar las patas delanteras contra el zócalo de piedra pulida del edificio y estirarse como quizá yo mismo debería hacerlo para recolocar los huesos y estimular la musculatura todavía no despierta del todo. El gato desaparece luego bajo la hilera de coches aparcados. Cuando por fin me decido a salir de mi propio escondrijo y me expongo a la mañana desabrida, me da la impresión de que lo entiendo mejor: en días como hoy donde mejor está uno es a cubierto, en algún escondrijo que, en esta oscuridad que todavía ninguna luz ha venido a disipar, remede las comodidades y certezas de una cueva.

*

A la luz del día, horas después, cuando me acerco al coche a dejar en el capó unas garrafas de vino que, en mi hora de descanso, he bajado a comprar en una bodega cercana, veo que en el tramo de acera en el que suelo encontrarme con este animal hay un portalón metálico en el que alguna alma piadosa ha abierto... una gatera. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alardes

A mí no

Polémicas